Noticias

Tratamiento odontológico en adolescentes hoy: ¡TODO UN RETO!

27/06/2021

En este artículo se analizan las particularidades de los adolescentes como pacientes, y la importancia de explorar sus nuevas formas de comunicación

Por la Dra. Deborah Villafañe (*)
Coordinadora en Mendoza de la Comisión Nacional de Prevención CORA

La adolescencia es un período de transición de la infancia a la edad adulta, que se caracteriza por grandes transformaciones bio-psico-sociales. Según, la Organización Mundial de la Salud (OMS), corresponde a la etapa etaria entre 10 y 19 años de edad, dividida en dos fases: adolescencia temprana de 10 a 14 y tardía de 15 a 19. Actualmente, se considera más prolongada en comparación a décadas anteriores debido a que los niños ingresan a la adolescencia de manera precoz y sale más tardíamente. Hoy, se reconoce a la hebiatría como la medicina que estudia al adolescente y las particularidades de su salud-enfermedad.

Odontología y adolescencia
El escaso conocimiento de las alteraciones bio-psico-sociales del adolescente aliado a las constantes demostraciones de conductas no adaptativas a estas transformaciones, hacen de él un paciente difícil para el odontólogo y dificultan su atención clínica. El colega debe tener conocimientos sobre los cambios de conducta que se producen durante esta etapa y experiencia práctica para detectarlos. Los cambios conductuales son mayores por los efectos hormonales típicos de esta edad: se destacan la rebeldía, descuido en el aseo personal, inicio de la actividad sexual, etc. Cuando el odontólogo no tiene la experiencia ni la preparación adecuada para reconocer estas transformaciones, puede condicionar la aparición de malestar o nerviosismo, lo que traería como consecuencia aumento en el estado de ansiedad del paciente y hasta la fobia dental.
Es imperativo que el profesional tenga presente a la hora de atender pacientes adolescentes los siguientes puntos:
1. Requieren comprensión, tolerancia, adaptación y una atención especial con la finalidad de ofrecer un tratamiento odontológico adecuado.
2. La salud oral está íntimamente relacionada con la salud general y con el bienestar de cada individuo.
3. Tienen mayor riesgo de adquirir algunas enfermedades orales de manera específica, que podrían impactar de forma directa en su salud sobre todo entre quienes tienen ciertos problemas médicos coligados como diabetes, anorexia, bulimia.
4. La salud oral se debe considerar como una parte indispensable de la salud en general, ya que contribuye el bienestar físico y mental del adolescente.

Principales patologías
Las patologías más características de esta etapa de la vida son: caries; gingivitis puberal; gingivitis del embarazo; por el uso del piercing oral: microfracturas y traumatismos dentales, retracción de las encías, halitosis y desgarros; cambio en la coloración de las piezas dentarias (alquitrán) y aumento en el riesgo de padecer cáncer oral en edad avanzada, debido al tabaquismo; úlceras, condilomas y linfadenopatía por infección de los virus papiloma humano, herpes, citomegalovirus, EpsteinBarr (por la práctica de sexo oral); periodontitis de inicio temprano (juvenil); gingivitis úlcero-necrosante aguda por estrés; pericoronaritis por terceros molares en erupción; maloclusión y dientes mal alineados; fracturas y traumatismos dentales por actividad deportiva de alto riesgo; erosión del esmalte dental; bruxismo.

Prevención
Como medidas preventivas los odontólogos cuentan con recursos habituales en la práctica profesional:
- Cepillado dental y lingual asociado con el uso del hilo dental son los principales instrumentos para impedir las patologías orales.
- Selladores de fosas y fisuras, ya que disminuyen el riesgo de caries.
- Uso de fluoruro en enjuague bucal.
- Barniz o aplicación de restauraciones temporales y la utilización de ionómeros que liberen fluoruro.
- En gingivitis o periodontitis tras el detartraje y limpieza bucal, enjuagues bucales que contengan clorhexidina.
- Promover dieta equilibrada basada en un plan de alimentos no cariogénico.
- Acudir de manera regular (mínimo dos veces por año) a la consulta con el odontólogo.
- Controlar el consumo de alcohol y tabaco y evitar el consumo de drogas para obviar sus efectos adversos.
- Impedir la costumbre de morder lápices, bolígrafos, uñas y otros objetos.
- Evitar el uso de piercing en la cavidad oral.
- Fomentar el uso de guardas o protectores bucales durante la práctica de deportes de contacto.
- Después de refrigerios se recomienda mascar chicle sin azúcar y con xilitol.
- Identificar problemas médicos asociados y de salud mental (bulimia y anorexia).
- Identificar el embarazo.
- Control del dolor por la erupción de terceros molares.

Rol de las redes sociales
El éxito de la relación profesional-paciente adolescente se basa en el conocimiento que el colega debe tener sobre las características de este periodo de la vida. Se considera importante que no se establezcan fórmulas para la atención de estos pacientes; es clave que el profesional ejercite su capacidad de oír, interpretar y, en muchos casos, hasta usar un cierto grado de intuición. De hecho, hay una mayor dificultad en el aprendizaje de las técnicas de abordaje y en la compresión de los distintos aspectos del proceso de la adolescencia que en lo relativo al diagnóstico y los tratamientos propiamente dichos. Para alcanzar un conocimiento más integral es imprescindible recurrir a la herramienta más usada en la actualidad: las redes sociales.
“Una red social es una estructura social compuesta por un conjunto de usuarios (tales como individuos u organizaciones) que están relacionados de acuerdo a algún criterio” (wikipedia.org).
Las redes sociales permiten a los dentistas escuchar lo que los pacientes tienen para decir y dan la oportunidad de aportar valor, atender sus inquietudes de manera personal; además de brindar consejos a su comunidad de seguidores.
Las redes sociales constituyen un mundo cada vez más grande. Cada día surgen nuevas y cada una tiene sus funciones y su público. Por eso, lo primero que hay que saber es cuales son las redes sociales más utilizadas hoy: Facebook: se considera una de las redes más genéricas, quienes la integran tienen un rango de edad amplio; se puede decir que muchos son aficionados a ella. Ser parte es importante puesto que en algún momento alguien puede necesitar un odontólogo y qué mejor forma de llegar a las personas que publicar en un grupo tan amplio. Se pueden promocionar diferentes tratamientos, artículos relacionados con la salud bucal, consejos odontológicos y mucho más. La visualización de lo que se publica en esta red es alta y sirve como medio abierto para establecer una comunidad entre quienes se sientan identificados con una clínica en especial.
Esta plataforma digital tiene varias funciones que benefician altamente. Por ejemplo, permite compartir videos, reenviar la información a los contactos, publicitar y crear una matriz importante en la que se destaque el trabajo que se realiza en un centro odontológico, creando una sensación de más cercanía al paciente. Por otra parte, es un lugar donde compartir información relevante sobre nuestra clínica como servicios, horarios y ofertas especiales; asimismo, contenidos de interés relacionados con el mundo de la odontología. Es decir, también, es un lugar donde compartir los post y artículos publicados en la web de la clínica, lo que se conoce como marketing de contenidos.

Medios sociales más recomendados
Twitter y LinkedIn. Por lo general, quienes buscan el servicio odontológico son las personas entre 24 y 54 años. Ambas redes son indispensables para establecer el marketing digital de una clínica dental puesto que la comunidad que la integra cumple con este rango.
Twitter tiene un tono más informativo, se pueden compartir temas interesantes, concursos y encuestas relacionadas al ámbito de la odontología. Una buena estrategia de marketing digital es categorizar a los seguidores por sectores para seguir a las personas involucradas con esta rama y crear hashtags y tuits llamativos para ganar más adeptos.
Instagram, Snapchat y Pinterest. Son especiales para colgar contenido empático en el que las fotos hablen por sí mismas del trabajo que se realiza en una clínica dental. Sin embargo, es indispensable saber controlar el tipo de información visual que se transmite porque se pueden herir susceptibilidades.
Las fotografías ambientadas en las instalaciones y tecnología disponible para realizar los tratamientos odontológicos son una buena alternativa. Más hay que abstenerse de aquellas en las que se puedan ver de manera explícita una periodontitis avanzada o alguna otra afección contundente.
Instagram se basa en la publicación de fotos, por lo que es la herramienta perfecta para destacar la imagen de una clínica dental. Si se decide tener presencia en esta red social es importante apostar por imágenes de calidad que destaquen tanto nuestra clínica como nuestros servicios. El diseño tiene que ser visual y llamativo para atraer la atención de potenciales pacientes.
Pero atención este mercado digital requiere de constancia y dedicación. El contenido que se aplica en las redes suele tener un tiempo de exposición y hay que mantenerlo en constante movimiento. No publicar significa quedar en el olvido. Por ello, si no se conoce cómo se manejan las redes es recomendable contratar a un especialista, que pueda crear un plan en el que el estilo y la organización de la información den como resultado mayor población interesada en visitar la clínica dental.
Otro factor determinante para el éxito del uso de los medios sociales es la interacción con los seguidores. Debe establecerse una relación cercana para que los pacientes se sientan exclusivos y puedan aclarar dudas. Esta proximidad garantiza la confianza de las personas que hará que elijan ir a una clínica dental antes que a otra.
Sin ir tan lejos con el solo hecho de que el paciente se pueda comunicar por Whatsapp con su celular o hacer una consulta ante cualquier inquietud, los deja más tranquilos. Esta situación de pandemia ha llevado a una comunicación virtual en casi todas las áreas de la vida. La medicina no se quedó atrás, las consultas son por videollamadas: médicos, psicólogos, fonoaudiólogos y por qué no odontólogos las usan. Es aconsejable tener una línea independiente solo para pacientes y así no sentirse invadido en la privacidad.

Conclusiones
La promoción para mantener la salud oral, las estrategias de prevención, así como la comprensión, respeto y tolerancia dirigidos a adolescentes -y más en tiempos de pandemia- cuya única manera de comunicarse es a través de los medios tecnológicos que son su forma de expresión y contacto, obliga a los profesionales a adaptarse a esta nueva realidad, a no quedarse en el tiempo. Todo cambia y es el deber de todos los odontólogos evolucionar hacia la telecomunicación. ¡Todo un reto!

(*) La autora es especialista en Odontopediatría y en Odontología Preventiva y Comunitaria, miembro del Comité Científico de la CNP y del Tribunal de Honor del Círculo Odontológico de Mendoza, jefa del servicio de Odontología del Hospital Héctor Gailhac.

Agenda

05/04/2022 12:00 am - XXVII Reunión de la Sociedad Argentina de Cirugía Bucomaxilofacial