Noticias

La importancia de la ventilación cruzada

03/04/2021

Natalia Rubinstein, investigadora del Conicet, realizó un trabajo de medición de dióxido de carbono. El objetivo: lograr mejorar la ventilación, factor determinante para disminuir el riesgo de contagio de coronavirus por aerosoles acumulados

La bióloga Natalia Rubinstein se propuso indagar en su ciudad, Pehuajó, sobre los niveles de dióxido de carbono (CO2) en lugares públicos porque la ventilación, junto con el uso de barbijos y el distanciamiento social, es una de las principales medidas de prevención frente al COVID-19. El objetivo de su trabajó fue: “Informar sobre el valor de la ventilación cruzada, constante y distribuida”.
Rubinstein se desempeña como docente en la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad de Buenos Aires y es investigadora del Laboratorio de Mecanismos Moleculares de la Metástasis del Instituto de Biociencias, Biotecnología y Biología Traslacional (iB3-UBA), que depende de la UBA-Conicet. Este estudio lo realizó con la colaboración de tres becarias: Sofía Sosa, Natalia Fernández y Facundo Couto.
El primer lugar en donde se midió el CO2 fue el Centro de Telemedicina Universitaria COVID-19 (Cetec) de Pehuajó, donde se hace seguimiento telefónico de casos. Luego se realizó, entre otros sitios, en el hospital municipal y una residencia geriátrica. Uno de sus fines es lograr mejorar la ventilación -factor determinante para disminuir el riesgo de contagio de coronavirus por aerosoles acumulados- y a la vez difundir esta medida de prevención. El primer medidor fue donado por el científico español José Luis Jiménez, quien trabaja en la Universidad de Colorado (Estados Unidos). Y, posteriormente, en la Escuela Técnica de Pehuajó, cuyo director es Carlos Delle Done, se diseñó y armó un dispositivo local. En la entrevista que sigue, la investigadora da detalles del importante trabajo que llevaron a cabo.

¿Cómo se define la ventilación cruzada, constante y distribuida?
Para evitar la acumulación de SARS-CoV-2 en formato de aerosoles es fundamental ventilar muy bien los espacios compartidos. Para ello es necesario abrir ventanas/puertas enfrentadas, en lo posible de manera constante. Es mejor abrir poquito todas las ventanas disponibles que mucho una sola.

¿Cuál es la importancia de la renovación del aire?
Si alguna de las personas del espacio tiene COVID-19 emite aerosoles contaminados al respirar, hablar, etc. Esos aerosoles quedan suspendidos en el aire del espacio, aun cuando esa persona ya se retiró. Si renovamos el aire de forma constante, es decir, traemos aire limpio del exterior y liberamos al exterior el aire contaminado vamos a reducir la acumulación de potenciales aerosoles y reducir el riesgo de contagio.

¿Por qué quedó postergado (o en segundo plano) este tema en las recomendaciones que se dan para la prevención del COVID-19?
Imagino que dado que fue difícil obtener evidencia sobre este fenómeno, las entidades encargadas de comunicar la información demoraron más tiempo en hacerlo. Fue la comunidad científica la que se ocupó de divulgar la recomendación de forma inicial. Actualmente la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya lo aconseja.

¿Cuáles fueron los resultados de la medición que hiciste en Pehuajó?
La experiencia fue súper útil dado que recién se comenzaba a hablar del tema y pudo instalarse en la comunidad. Muchas personas comenzaron a mejorar la calidad de su ventilación y redujeron el impacto de la pandemia en la comunidad.

¿Cuáles son tus recomendaciones para una buena ventilación?
Cuanto más ventilado este el lugar, mejor. Como ya mencioné, la ventilación se mejora abriendo el mayor número de ventanas/puertas del espacio. Si no es posible, debemos permanecer allí la menor cantidad de tiempo posible. Siempre debemos mantener la distancia con la otra persona dado que la emisión de aerosoles es más concentrada cerca de la boca. Es fundamental tener el barbijo bien ajustado a la cara para evitar que los aerosoles ingresen por esos espacios libres entre la tela y la piel. Los lugares que solemos dejar abiertos son mejillas, a los costados de la nariz y debajo de la pera.

¿Cuál es la situación en los consultorios de odontología?
Los consultorios odontológicos son lugares de mucha exposición, por esto es fundamental renovar el aire lo máximo posible. Si hacerlo de manera constante no fuera viable con la actividad a desarrollar, entonces, debería hacerse entre paciente y paciente. Abrir dos dedos de distancia dos ventanas cruzadas, mejora la renovación de aire.

¿Cómo funciona el medidor de CO2?
El medidor de CO2 es una herramienta muy útil para este tipo de actividades. El CO2 es un gas que emitimos cuando respiramos y como tal se acumula en espacios cerrados. Medir su concentración en parte por millón (o ppm), nos da un valor de referencia sobre la calidad de renovación del aire. Las y los expertos recomiendan que en interiores los niveles de CO2 no superen 800 ppm. Si el consultorio ventila en un pasillo, es fundamental que este no supere las 500 ppm.

¿Cómo fue la experiencia de haber viralizado el tema con el hashtag #VentilarFunciona?
Para mi sorpresa, a partir de ahí el tema comenzó a crecer, me llamaron de radios y medios locales, me contacté con el intendente con quien me reuní y se comprometió a incluir la ventilación en las recomendaciones, y de varios lugares me pidieron que fuera a medir. Les recomiendo leer los tuits de @tomaydale para conocer la historia de #VentilarFunciona y sumarse a la campaña.

¿Qué recomendación particular les hace a los profesionales de la salud?
Acceder a vacunas, barbijo bien colocado, renovar el aire de los espacio de trabajo, higiene de manos y mantener a su comunidad de pacientes informados. Esta pandemia requiere del compromiso de la mayoría para reducir la tasa de contagios.

Agenda

27/05/2021 8:00 am - 30 Jornadas de la AAON