Noticias

Investigación CORA. Desgate profesional entre odontólogos

09/07/2020

El objetivo es saber cómo afecta emocionalmente a colegas de todo el país. El año pasado la OMS ratificó al burnout como un estado de estrés crónico relacionado al trabajo. Los profesionales de la salud lo sufren con mayor frecuencia que el resto de la población activa

La CORA lleva adelante un trabajo de investigación para conocer el impacto del desgaste profesional sobre la salud mental y física de los colegas de todo el país. Para participar de este estudio dirigido exclusivamente a odontólogos se debe ingresar al este enlace y responder las preguntas. Las respuestas son anónimas y, por lo tanto, confidenciales.

Entre otros objetivos esta investigación, se propone indagar sobre un aspecto crucial de la realidad laboral: cómo influye el trabajo en la situación emocional de los profesionales. Por otra parte, se incluyen otros factores a medir: la relación entre el desgaste profesional y los síntomas físicos; el vínculo de este síndrome con la niveles de responsabilidad en el trabajo, así como con la situación familiar.

La metodología de este estudio se basa en la respuesta de un cuestionario que abarca diferentes áreas:

- Datos personales: sexo, edad, entorno familiar y de vivienda, lugar de residencia, etc.

- Datos profesionales: especialidad, forma de trabajo, etc.

- Estado emocional: con una serie de preguntas se indaga sobre los sentimientos que se generan ante diferentes situaciones laborales.

- Estado de salud: hábitos saludables, conductas no saludables, etc.

- Condiciones de trabajo: niveles de ingreso, clima laboral, tipos de tareas, etc.

 

El reconocimiento de la OMS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció oficialmente el síndrome de desgaste profesional como enfermedad, tras la ratificación el año pasado de la revisión número 11 de la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas de Salud Conexos (CIE), aprobada en 2018, y cuya entrada en vigor se ha fijado para el 1 de enero de 2022.

 

Un problema de salud mental vinculado al trabajo

A partir de la resolución de la OMS, el síndrome de burnout se incluirá entre los principales problemas de salud mental, derivados de un escaso abordaje y de la carencia de una prevención primaria.

La reciente clasificación describe a esta enfermedad como “un agotamiento físico y mental debido al estrés crónico asociado con el trabajo”. La OMS inscribió al burnout bajo el código QD85 y lo describe como “un síndrome resultante de un estrés crónico en el trabajo”, caracterizado por tres dimensiones: 1) sentimientos de falta de energía o agotamiento, 2) aumento de la distancia mental con respecto al trabajo, o sentimientos negativos o cínicos en referencia al trabajo y 3) eficacia profesional reducida. “El patrón de comportamiento es lo suficientemente grave como para que dé lugar a un deterioro significativo a nivel personal, familiar, social, educativo, ocupacional o en otras áreas importantes de funcionamiento", señalan desde la OMS.

 

¿A quién afecta?

Los trabajadores más afectados por el síndrome de desgaste laboral son aquellos que se relacionan más estrechamente con la asistencia a terceros, centrada en dar ayuda y suplir necesidades ajenas, como por ejemplo médicos, odontólogos, profesores, policías, periodistas, personal de la administración pública y servicios sociales. Entre ellos quienes se desempeñan en el área sanitaria son los más expuestos, ya que están constantemente en contacto con el dolor de otros y la enfermedad, además de tener que enfrentarse a las dificultades de índole organizativa y burocrática del sistema de salud.

 

Desgaste emocional

Christina Maslash es una psicóloga estadounidense nacida en 1946. Actualmente, es profesora del Departamento de Psicología y vicedirectora de pregrado en la Universidad de California. Es considerada una de las expertas e investigadoras sobre burnout más destacadas. Es autora del Maslach Burnout Inventory (MBI), un cuestionario utilizado para la investigación y evaluación de esta enfermedad, y que constituye una de las herramientas incorporadas en la investigación que desarrolla la CORA.

Maslach junto a Jackson describió al desgaste profesional a partir de tres variables, que se relacionan entre sí:

- Cansancio emocional. Elemento central del síndrome, caracterizado por una sensación creciente de agotamiento en el trabajo. Para cuidarse de este sentimiento negativo, el sujeto trata de aislarse de los demás; desarrolla una actitud impersonal, deshumaniza las relaciones personales y con su equipo. Se muestra distanciado, a veces cínico y despectivo o bien en ocasiones trata de culpar a los otros de sus frustraciones y disminuye su compromiso laboral.

- Despersonalización. Se refiere a una serie de actitudes de aislamiento de cariz pesimista y negativo, que adopta el individuo para protegerse del agotamiento.

- Falta de realización personal. El sujeto puede sentir que las demandas laborales exceden su capacidad, se encuentra insatisfecho con sus logros profesionales. Aunque en ciertos casos puede surgir el efecto contrario: una sensación paradójica de impotencia que le hacen redoblar sus esfuerzos, capacidades, intereses, dedicación.

 

Burnout y odontología

En odontología, según varios autores, hay factores que influyen en particular y que el trabajo de la CORA busca estudiar con más profundidad, entre ellos se puede mencionar:

- Cuanto más grande es la institución o la clínica y mayor es el número de pacientes por profesional, se produce más cansancio.

- Cuanto más grave es la enfermedad que se trata, más baja es la satisfacción del profesional, sobre todo si se intuye que no hay o son escasas las posibilidades terapéuticas.

- Los profesionales menos calificados pasan más tiempo con los pacientes, por ser menos resolutivos, por lo que son mayores candidatos al desgaste.

- Si las condiciones laborales están lejos de expectativas y deseos del profesional (salario, estabilidad de empleo, oportunidades de mejora, progreso, autonomía, apoyo laboral y del equipo de trabajo), se está mucho más expuesto.

 

Factores externos

Además, existen factores externos al trabajo que potencian las consecuencias del síndrome laboral:

- Episodios imprevisibles y a gran escala como guerras, atentados, desastres naturales. En este caso, mencionar la pandemia de COVID-19 como un factor de aumento de desgaste es imprescindible, ya que este tipo de episodios con frecuencia generan alteraciones psicológicas como la depresión y la ansiedad.

- Cambios significativos de la vida personal como muerte de familiares, matrimonio, divorcio, nacimientos, jubilación, despido, etc.

- Situaciones que amenazan la integridad o seguridad como personas y generan alteraciones emocionales, como una enfermedad o un accidente, una bancarrota económica.

- Situaciones que atentan contra nuestros principios morales, valores o creencias fundamentales.

- Actividades que suponen para el individuo un sobresfuerzo físico y mental.

 

Consecuencias del burnout

Para el equipo de salud

. Físicas: contracturas musculares, problemas dermatológicos, cardiovasculares, digestivos, intestinales, sexuales, respiratorios e inmunológicos, trastornos del sueño.

. Psicológicas: afecta a la autoestima, al bienestar y a la calidad de vida de la persona. Puede conducir a trastornos del estado del ánimo (como la depresión) y trastornos de ansiedad. Otra de las posibles consecuencias del síndrome es el aumento de las adicciones, tanto de sustancias, como alcohol, tabaco u otras drogas, como de conductas, como el juego patológico o las compras compulsivas. También la fatiga crónica, el malestar general y las conductas de riesgo.

. Sociales: actitudes negativas hacia los demás, aislamiento social y aumento de los problemas de pareja y familiares.

Para la organización. Aumento del ausentismo, disminución de la producción, baja de la calidad de los servicios e incremento del riesgo de accidentes.

 

Prevención del burnout

- Prevención primaria. La forma más efectiva de combatir el estrés consiste en eliminar su causa. Lo recomendable, aunque muchas veces difícil de concretar, es rediseñar los puestos laborales y las condiciones y medio ambiente de trabajo (CyMAT), mejorar los sistemas de comunicación e interrelación del equipo de trabajo, modificar las políticas de personal, y delegar funciones para crear un clima de trabajo adecuado y de apoyo.

- Prevención secundaria. Formación y educación continua en la adquisición de destrezas para reconocer los síntomas del estrés. Incluye, también, consultas médicas periódicas, dieta sana, ejercicio físico adecuado, es decir, programas de promoción de la salud.

- Prevención terciaria. Detección precoz de los problemas relacionados con la salud mental y el tratamiento adecuado por especialistas.

Agenda

27/05/2021 8:00 am - 30 Jornadas de la AAON