Noticias

Altos niveles de desgaste profesional entre odontólogos

06/10/2020
Los primeros resultados del trabajo de investigación realizado entre odontólogos de todo el país demuestra que el 71,46% presentó niveles altos de al menos uno de los factores que miden el síndrome de burnout. Otro dato relevante es que más del 90% se vio especialmente afectado durante la pandemia. Entre quienes presentan un elevado estrés laboral, se dan porcentajes mayores de problemas físicos, alteraciones del ánimo y valoración negativa del trabajo

Los resultados preliminares de la investigación desarrollada por la CORA permiten afirmar que el 71,46% de los odontólogos que respondieron el cuestionario de Maslach Burnout Inventory incluido en el trabajo, presentan niveles altos de algunos de los tres factores que permiten medir el síndrome de desgaste profesional o burnout. Mientras que el 11,22% manifiesta índices elevados en los tres ítems medidos (ver Cuestionario de Maslach).
Datos relevantes sobre desgaste profesional
El síndrome de burnout es evaluado a partir de la presencia de tres factores claves vinculados al trabajo: cansancio emocional, despersonalización y falta de realización personal, y se define con altas puntuaciones en los dos primeros y bajas en el tercero.
En esta investigación, un primer análisis concluye que presentan niveles elevados de cansancio emocional el 63,07% y de despersonalización el 25,16%, e índices bajos de realización personal el 26,69% (ver tabla 1).

Tabla 1

Nivel

Cansancio emocional

Despersonalización

Baja realización personal

Bajo

199

21,68%

503

54,79%

245

26,69%

Medio

140

15,25%

184

20,04%

221

24,07%

Alto

579

63,07%

231

25,16%

452

49,24%

* En celeste marcados los valores que indican altos índices de burnout


Otra cuestión a tener en cuenta es que estos ítems aparecen de diferentes formas combinadas entre sí. A partir de esto se llega a los valores descriptos en la tabla 2 del cual el más determinante es que el 11,22% padece síndrome de burnout, aunque un porcentaje mucho mayor presenta altos índices de alguno de las tres categorías que definen esta enfermedad, lo cual representa un llamado de alerta que debe ser tenido en cuenta.
Uno de los resultados más llamativos es que el 71,46% de los participantes presenta un valor de riesgo de alguno de estos factores, ya sea asociado a otro o no. Lo que habla de que la mayoría de la muestra experimenta sensaciones de desgaste profesional.
A continuación se relacionarán los datos de la tabla 2 con factores físicos, alteraciones del ánimo y situaciones laborales. Es importante aclarar que los niveles altos de desgaste laboral se miden cuando al menos se asocian dos de las variables descriptas, mientras que cuando existe presencia de las tres se padece de burnout.

Tabla 2

Nivel altos

Cansansio emocional

Cansancio emocional + despersonalización + realización personal baja

103

11,22%

Cansansio emocional + despersonalización

206

22,44%

Cansansio emocional + realización personal baja

187

20,37%

Despersonalización + realización personal baja

106

11,55%

 

Impacto de los síntomas físicos
Mientras quienes experimentan alteraciones frecuentes en el sueño significan el 41%, de la muestra total, ese número sube a un promedio del 50% para quienes presentan dos o tres factores de desgate laboral alto. Una situación muy similar se expresa entre quienes presentan problemas gastrointestinales. En el caso de padecimiento de dolores de cabeza, los valores crecen del 55% a un promedio del 66%.
Otro de los puntos que se tomó en cuenta es la falta de interés sexual: si se toma el universo total de odontólogos que fueron parte de este estudio, el 25% la manifiesta, pero si solo se considera a los que ostentan al menos dos factores de estrés alto, ese número trepa al 40% (promedio). En el caso de la pérdida de memoria, se pasa del 31% al 46%.

Factores emocionales
El desgano se manifiesta en el 45% de los consultados, pero esa cifra salta a 53,5% si evidencian dos o tres de los ítems que son índice de desgaste laboral (cansancio emocional, despersonalización y baja realización personal). Entre todos los que forman la muestra, sintieron tristeza el 16%, requirieron atención psicológica el 7,5% y sufrieron depresión el 2,5%. Estos tres valores suben cuando se toman las categorías de burnout asociadas a 23%, 12,5% y 5.5%, respectivamente.

Trabajo y burnout
El total de los que respondieron la investigación perciben sus salarios como suficientes, 31%; escasos, 48%; acordes al a tarea, 18%; muy buenos, 3%. Si se circunscriben estos datos a quienes presentan dos o tres de las categorías que definen el burnout, mientras los que los consideran suficientes solo marcan un leve crecimiento, el resto se modifican: escasos, 56%; acordes con la tarea, 10,25%; y muy buenos, 0,75% (ver gráfico pág. 8)
Se indagó sobre las responsabilidades laborales. Por un lado las variables “no desempeño función directiva” y “trabajo en tareas con responsabilidad media”, se mantienen constantes en ambos universos con el 43% y 22%, respectivamente. En el caso de “cargos con responsabilidad alta”, sube de 26,5% en el total de los consultados, a 35% entre quienes manifiestan dos o tres factores altos.

Detalles generales de la muestra
De la muestra participaron 918 colegas de todo el país, el 72% mujeres y el 28% hombres. Dato que se vincula al predominio del primer grupo entre quienes ejercen la profesión. El 71% está casado y/o vive con su pareja,
mientras que el 50% tiene hijos. En cuanto a la edad, el 18% de la muestra es menor de 35 años, el 33% tiene entre 35 y 44 años, el 41% entre 45 y 59 años, y el 8% restante es mayor de 60.
Más del 86% trabaja de forma privada y de este grupo el 24% tiene, además, una relación de dependencia o un contrato laboral. Solo el 6% se desempeña exclusivamente bajo una relación de dependencia, y un grupo aún más minoritario combina contratos de trabajo con esta última modalidad.
Participaron representantes de las 23 provincias argentinas y de la ciudad de Buenos Aires: Santa Fe (239), Buenos Aires (191), CABA (115), Chubut (66), Córdoba (58), Salta (30), Río Negro (29), Tucumán (26), Chaco (23), Mendoza (21), Entre Ríos (17), Jujuy (16), Neuquén (13), Misiones (10) Catamarca (9), Santiago del Estero (9), San Juan (9), La Pampa (8), Corrientes (7), La Rioja (6), San Luis (5), Formosa (4), Santa Cruz (4) y Tierra del Fuego (3).

Algunas conclusiones
El primer dato relevante es que más del 70% del total de los colegas que fueron parte de este estudio manifestó elevados porcentajes de una de las tres categorías que definen el burnout. Asimismo, el 63% expresó un alto cansancio emocional, y este dato es clave ya que se lo considera el elemento central del síndrome de desgaste profesional. Más del 50% manifiesta dos de los tres ítems asociados, y un 11,22% presentó índices considerables de los tres factores.
La gran mayoría de los aspectos relacionados con el burnout crecen considerablemente entre quienes presentan dos o tres de estos ítems.
Finalmente, entre las preguntas se incluyó una referida a la incidencia del COVID-19 en el estado de ánimo. En este punto, no hubo variantes relevantes, entre ninguno de los grupos. Los resultados generales señalan que el 93,5% sintió angustia, frustración o estrés en relación al trabajo profesional (ver recuadro El impacto de la pandemia), y en las respuestas no hubo diferencias se manifieste o no desgaste profesional.

EL IMPACTO DE LA PANDEMIA. Sentimiento de angustia, frustración o estrés en relación al trabaja durante la pandemia

A diario 63%

Con frecuencia 14.50%

En situaciones puntuales 17%

No experimentó 5.5%

 

Factores que permiten medir el burnout
- Cansancio emocional. Elemento central del síndrome, caracterizado por una sensación creciente de agotamiento en el trabajo. Para protegerse de este sentimiento negativo, el sujeto trata de aislarse de los demás, desarrolla así una actitud impersonal, deshumanización de las relaciones hacia las personas y miembros del equipo. Se muestra distanciado, a veces cínico y despectivo o bien en ocasiones trata de culpar a los otros de sus frustraciones y disminuye su compromiso laboral.
- Despersonalización. Se refiere a una serie de actitudes de aislamiento de cariz pesimista y negativo, que adopta el individuo para protegerse del agotamiento.
- Falta de realización personal. El sujeto puede sentir que las demandas laborales exceden su capacidad, se encuentra insatisfecho con sus logros profesionales. Aunque en ciertos casos puede surgir el efecto contrario: una sensación paradójica de impotencia que le hacen redoblar sus esfuerzos, capacidades, intereses, dedicación.

Agenda

10/12/2020 8:00 am - Acto 2020 de la SODyDM. Modalidad Virtual